Objetivo: hacer más seguros los adelantamientos en carreteras convencionales

Las carreteras convencionales concentran un 80% de los muertos en accidente de tráfico en España y la maniobra de adelantamiento es una de las más peligrosas que tienen lugar en ellas. Investigadores de la Universitat Politècnica de València han desarrollado a lo largo de los últimos ocho años un exhaustivo estudio con el objetivo de reducir la siniestralidad en estas vías y mejorar la seguridad de las mismas. En su trabajo, proponen una nueva metodología y pautas para el diseño de las zonas de adelantamiento cuya aplicación contribuiría a reducir la siniestralidad en estas vías.

Según apunta Alfredo García, coordinador del Grupo de Investigación en Ingeniería de Carreteras del Instituto del Transporte y Territorio de la UPV, existe una tendencia en la última década a restringir o limitar las zonas de adelantamiento, facilitando carriles de adelantamiento que evitan la necesidad de invadir el carril de sentido contrario, reduciendo así la peligrosidad de estas carreteras sin penalizar en exceso la funcionalidad.

¿Aquí radica el dilema a la hora de diseñar y explotar este tipo de vías: para que sean más seguras habría que restringir el adelantamiento al mínimo, mientras que para que sean más funcionales habría que facilitar al máximo el adelantamiento. Los criterios que concluimos en este estudio conjugan seguridad y funcionalidad¿, destaca Alfredo García.

Entre las principales conclusiones, para lograr un nivel alto de seguridad el estudio señala que hay que garantizar unas distancias de visibilidad disponibles importantes para poder iniciar una zona de adelantamiento, no inferiores a 500 m y utilizando la velocidad de operación observada o estimada en la zona en lugar del límite de velocidad.

Por otro lado, los investigadores concluyen que aunque las longitudes mínimas de las zonas de adelantamiento que resultan seguras se encuentran entre 210 y 306 m, el análisis funcional ha demostrado que las zonas más cortas (sobre 250 m) prácticamente producen los mismos resultados que la total restricción al adelantamiento, con lo que propone no emplear longitudes menores de 300 m, en ningún caso. ¿Así la seguridad será mayor aún¿, destaca Alfredo García.

Recomendaciones globales

Para carreteras con intensidad horaria de proyecto por sentido superior a 800 veh/h, el estudio propone la disposición de pocas zonas de adelantamiento, de al menos 500 m de longitud, uniformemente repartidas. Igualmente, si la intensidad oscila entre los 400 y 800 veh/h, los investigadores de la UPV proponen la disposición de frecuentes zonas de adelantamiento, de al menos 1000 m de longitud -las zonas de adelantamiento no deberían ser mayores de 2000 m por perder efectividad.

Mientras, cuando la circulación por sentido sea inferior a 400 veh/h, el estudio plantea la disposición de pocas zonas de adelantamiento, con longitudes entre 300 y 500 m, para satisfacer la menor demanda de adelantamiento y aumentar la seguridad reduciendo los adelantamientos y concentrándolos en zonas con longitud segura.

Alfredo García destaca que los resultados alcanzados en este estudio, así como la metodología desarrollada pueden resultar de gran utilidad para cuantificar el impacto que nuevas tecnologías pueden tener en las carreteras convencionales.

VI Premio Internacional a la Innovación en Carreteras Juan Antonio Fernández del Campo

El estudio, coordinado por el profesor García, contó también con la participación de los investigadores Carlos Llorca y Ana Tsui Moreno ¿ambos trabajan actualmente en la Universidad Técnica de Munich. Y ha sido galardonado con el VI Premio Internacional a la Innovación en Carreteras Juan Antonio Fernández del Campo.

El galardón, dotado con 12.000 euros de premio y la publicación del estudio, ha sido otorgado por la Fundación de la Asociación Española de la Carretera (FAEC), organizadora del certamen, entre los 35 trabajos (récord histórico de participación) que concurrieron al mismo.

El jurado del certamen, que eligió por unanimidad el trabajo de los investigadores de la UPV, titulado Diseño de zonas de adelantamiento para la mejora de la seguridad y la funcionalidad de carreteras convencionales, destacó del mismo su rigurosidad, su enorme labor de investigación experimental y las soluciones prácticas planteadas para mejorar la seguridad de la circulación.

El certamen, de periodicidad bienal, está patrocinado por Banco Caminos, Cepsa y Repsol, y cuenta con la colaboración de la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Oficemen (Agrupación de Fabricantes de Cemento de España), Dragados, Acciona Infraestructuras, Eiffage Infraestructuras, Euroconsult, FCC Construcción, Ferrovial Agromán, Grupo Isolux Corsán, OHL y Sacyr.