DURABILIDAD Y VIDA UTIL DEL HORMIGON DE MUY ALTO RENDIMIENTO

Año de inicio 2016
Organismo financiador AGENCIA ESTATAL DE INVESTIGACION
Tipo de proyecto INV. COMPETITIVA PROYECTOS
Responsable científico Soto Camino Juan
Resumen Uno de los RETOS más importantes de nuestra sociedad es mejorar la EFICIENCIA EN LA UTILIZACIÓN DE RECURSOS. Para alcanzar este reto y conseguir construcciones más sostenibles con un mejor aprovechamiento de los materiales es necesario alargar LA VIDA ÚTIL de nuestras estructuras. El Hormigón de Muy Alto Rendimiento (HMAR) incorpora la mayoría de las ventajas de los últimos avances en la industria del hormigón y se caracteriza por una elevada DURABILIDAD, lo que sin duda va a ayudar a conseguir ese reto. Para sentar las bases de una futura norma que facilite la incorporación de este material al mercado es necesario evaluar sus propiedades desde el punto de vista de la durabilidad, incluso en condiciones de exposición severas. En este sentido, hay que tener en cuenta que, gracias al buen control de la fisuración que ejercen las fibras, puede ser estructuralmente interesante hacer trabajar al HMAR en un estado microfisurado, siendo en este caso la evaluación de la durabilidad un requisito fundamental. Esto supondría un gran avance en el diseño de estructuras ya que permitiría obtener un mayor provecho de las propiedades del HMAR y reducir las necesidades de armado. La influencia que la incorporación de subproductos nacionales para la fabricación de HMAR sostenible puede tener sobre la durabilidad y cómo la cicatrización de microfisuras (autosanado) puede afectar a la permeabilidad del hormigón son otros dos aspectos que también hay que analizar. La sanación natural se producirá inevitablemente en ciertas condiciones de exposición ambiental (importancia de la humedad), por lo que su estudio es necesario para valorar su efecto en la variación de las propiedades de durabilidad estudiadas en el HMAR microfisurado. En definitiva, el objetivo principal de este subproyecto es estudiar la durabilidad y los procesos de deterioro de los HMAR en relación con la corrosión de las armaduras y establecer unos requisitos de diseño que permitan garantizar la vida útil en diferentes ambientes y condiciones de servicio. Para alcanzar este objetivo, se determinarán las propiedades relacionadas con la transferencia de agentes agresivos al interior del material y la cinética de corrosión de las armaduras, tanto a nivel material, como en piezas microfisuradas, como en estructuras reales expuestas a distintos ambientes. Además de los métodos de ensayo habituales recogidos en las normas, se van a utilizar sensores selectivos y sensores de corrosión embebidos en el hormigón que son capaces de aportar información y hacer un seguimiento en tiempo real y de forma continua sobre las variaciones que de algunos parámetros relacionados con la durabilidad se van produciendo en el interior del hormigón desde el instante de su fabricación, como son la variación del pH, la presencia de iones cloruro y su velocidad de avance o el potencial y velocidad de corrosión de las armaduras. Para poder tener la seguridad de que los ensayos de laboratorio conducen a criterios de diseño que garanticen la durabilidad de las estructuras de HMAR, no existe mejor opción que la monitorización continuada de estructuras reales. El análisis de los datos permitirá conocer las mejoras de durabilidad que se consiguen con un HMAR en relación con un hormigón tradicional y, por lo tanto, se podrán establecer unos criterios de diseño que permitan estimar la vida útil de una estructura de HMAR.