El color y la ergonomía en nuestro entorno

Autores UPV
Año
Revista 3C Tecnología

Abstract

El color y la ergonomía se unen en el diseño de los puestos de trabajo. El color nos rodea de tal manera que estimula nuestros sentidos y hace que nuestras vidas sean más interesantes y variadas. La emoción y la intuición predominan en el ser humano, mientras que lo racional es menos importante de lo que creemos. El color influye directamente sobre la presión de la sangre, los músculos y los nervios y provoca importantes asociaciones en el cerebro humano. Por lo tanto puede tener efectos estimulantes o relajantes. Los expertos coinciden en que el color, quizás más que cualquier otro elemento de diseño, es crucial para definir el espíritu y la función de un espacio, ya sea una oficina, un restaurante, un hospital o una sala de estar (1). El color es una sensación subjetiva y nadie puede asegurar que recibe los colores igual que el otro. La percepción que se tiene del color de los objetos que nos rodean depende de la luz con la que se iluminen y de las propiedades que poseen para reflejar la luz. Pero un entorno de trabajo debe ser diseñado para tener una buena iluminación, de manera que las lámparas que se instalen sean adecuadas para el tipo de tarea que se desarrolle. El color, además de estar relacionado con la luminancia, influye en el reconocimiento de la información, en la sensación de bienestar y en la apreciación que la persona tiene del entorno.