Metodología para un proceso participativo

Autores UPV
Año
Revista Prevención: Revista Técnica de Seguridad y Salud Laborales

Abstract

En las Estadísticas de Enfermedades Profesionales (CEPROSS) de España, las enfermedades osteomusculares o trastornos musculoesqueléticos (TME) relacionados con el trabajo aparecen en primer lugar en cuanto a frecuencia entre los problemas de salud laboral que afectan a los trabajadores. En 2010 se diagnosticaron alrededor de 5.275 alteraciones osteomusculares en mujeres y cerca de 6.465 en hombres, suponiendo aproximadamente el 69% del total de enfermedades profesionales registradas. Las enfermedades osteomusculares de origen laboral ocupan el primer lugar tanto en términos de incidencia como de prevalencia de enfermedades laborales. En un informe publicado en 2006, se calculaba que más de 800.000 trabajadores (prácticamente la mitad hombres y la mitad mujeres) padecían algún tipo de dolencia osteomuscular como consecuencia de sus condiciones de trabajo. El coste medio de la incapacidad temporal producida por enfermedades osteomusculares se estimaba en más de 54 millones de euros al año. En España, los accidentes laborales con baja codificados como sobreesfuerzos (asociados fundamentalmente a la carga física) representan el 38% del total de accidentes de trabajo y originan el 34,5% de las jornadas de trabajo perdidas, constituyendo la causa de accidente con baja más frecuente y el coste social y económico más elevado. Los sobreesfuerzos suponen más del 35% de la siniestralidad laboral de tipo leve y se eleva al 69% en las enfermedades que padecen los trabajadores. Las enfermedades osteomusculares o trastornos musculoesqueléticos (TME) de origen laboral suelen ser el foco frecuente de atención de los sistemas de vigilancia centinela en salud laboral, ya que, a pesar de la alta declaración de casos, se sospecha que son atendidas en el sistema público de salud sin que lleguen a reconocerse como profesionales. Según los resultados del proyecto Global Burden of Disease, de la Organización Mundial de la Salud, un 37% del total de años de vida saludable perdidos, mundialmente, por patología de la columna, se deben a la exposición a estresores ergonómicos de origen laboral, siendo este factor el causante de mayor proporción de casos de enfermedades atribuibles a las condiciones de trabajo.