Aceras color rosa

Autores UPV
Año
Revista Vpor2

Abstract

Al menos, podemos decir que ha pasado el tiempo y que algo se ha avanzado. En 1991, siguiendo la consigna socialdemócrata y feminista de dar visibilidad a las mujeres, el Ayuntamiento de Viena creo el primer Departamento de Mujeres (MA 57) , cuya dirección se encargó a la arquitecta Eva Kail . A pesar del éxito que eso supuso, Kail aún nos cuenta que, por aquel entonces, tuvo que explicar a sus compañeros que ¿no pensaba pintar las aceras de Viena de color rosa¿, tal y como sus homólogos masculinos le sugerían. La incorporación de la perspectiva de género supone una contribución a la equidad porque da voz y visibilidad en la ciudad a un conjunto de personas que, con frecuencia, afrontan duras opciones de lucha por la igualdad y la justicia más elemental. Finalmente, podemos entender que la perspectiva de género no debería convertirse en un añadido a posteriori sino que debería plantearse como una toma de posición crítica, de carácter transversal, sobre cómo diseñamos nuestro entorno construido.