Hacia un desarrollo sostenible del turismo a través del aprendizaje

Autores UPV
Año
CONGRESO Hacia un desarrollo sostenible del turismo a través del aprendizaje

Abstract

sólo de una manera económica, sino también en un sentido ecológico, social, cultural y político con el fin de ser considerado competitivo. Por ello y desde un punto de vista turístico y urbano, vamos a analizar la evolución de la costa española durante el siglo pasado con el fin de identificar los pros y los contras de este desarrollo. La costa española, tanto la Mediterránea como la Atlántica, se considera una zona estratégica debido a sus numerosas zonas de gran valor ecológico, cultural, social y económico. Existen muchas zonas protegidas en la costa y, si bien en términos relativos, el número total de áreas protegidas en España no es muy alto con respecto al total, éstas han aumentado de manera significativa en los últimos años. No obstante, este número de áreas sigue siendo considerablemente más bajo que el número de áreas terrestres protegidas. El patrimonio costero español es de gran valor y recientemente se está prestando una mayor atención a la conservación de estos paisajes. El Turismo de sol y playa es considerado el subsector que ejerce una mayor presión sobre el medio ambiente costero español y también es considerado de gran importancia social. Detrás del turismo se encuentran otros sectores como la pesca, la industria, la agricultura y la energía (este último y en los últimos años, de gran controversia en lo que a zonas costeras se refiere). Sin embargo, la comparación entre las dos principales zonas turísticas: Costa mediterránea (incluyendo las Islas Baleares) y la costa sur del Atlántico (incluyendo las Islas Canarias) muestra que, pese a que el turismo se percibe como el sector que ejerce una mayor presión sobre el medio ambiente y también el más importante desde el punto de vista social, este hecho queda más patente en el Mediterráneo que en el Atlántico. Efectivamente, uno de los aspectos más notables del proceso de transformación que ha sufrido la costa española durante los últimos 65 años es la ocupación de las zonas costeras por el desarrollo urbano. La urbanización de las zonas costeras está íntimamente ligada al desarrollo del turismo en los destinos de sol y playa. Sin embargo, esta ocupación varía de región a región y, por supuesto, algunas de las regiones más invadidas 261 son aquellas en las que el turismo ha experimentado un crecimiento más rápido. De esta forma, la costa mediterránea (incluyendo las Islas Baleares) y las Islas Canarias, que en conjunto representan el 75% de alojamiento regulado del país y reciben el 85% de todos los turistas extranjeros, así como el 60% de los turistas nacionales en España, son las áreas en las cuales el desarrollo urbano y del turismo ha sido más intenso. La urbanización sin control de estas zonas tuvo su mayor apogeo en la década de 1960 y principios de 1970 e implicó esencialmente la construcción de hoteles y apartamentos. Tras este primer auge, que afectó principalmente a las zonas vacacionales de sol y playa, le siguió un crecimiento acelerado en los diferentes tipos de construcción en las zonas costeras españolas, especialmente residenciales y de vivienda para particular, en la segunda mitad de la década de 1990. Esta situación fue resultado de la combinación de un complejo conjunto de variables económicas, financieras y sociales que van más allá del desarrollo del turismo. Por último, son numerosas las iniciativas en diferentes ámbitos y que han producido resultados diferentes cuando se habla de desarrollo costero en España. También se prestará atención a las iniciativas españolas y europeas que se han llevado a cabo con el fin de favorecer la integración de estas áreas costeras y de evitar su deterioro ambiental. Además, se destacarán los puntos principales de estas iniciativas y la forma en que podrían llevarse a cabo de acuerdo con las característica