HABITAR EL AIRE

Autores UPV
Año
CONGRESO HABITAR EL AIRE

Abstract

Existe en las ideas enunciadas por Le Corbusier dos caminos que partiendo aparentemente de mundos paralelos y opuestos, terminarán convergiéndo en un mismo lugar. Con la construcción del Pavillon de l¿Esprit Nouveau, en 1925, se define el nuevo espacio exterior vinculado a la vida moderna. Éste se dará simultáneamente desde lo colectivo, el immeuble-villa, y desde lo individual, la villa. Aunque ambos se suceden como procesos coexistentes. A este vacío Le Corbusier lo denominará jardin suspendu, y el orden con el cuál se definirá, será el mismo con el que se constituirá todo el sistema. Desde dentro, este jardin, dejará de ser un exterior para concebirse desde las mismos mecánismos que operan dentro de la casa. Entonces ¿Qué es este espacio?. Simplemente lo que Le Corbusier trazó, una rica dualidad espacial. Al otro lado, y opuesto a la casa, surge siempre un exterior, como extensión infinita de lo natural. ¿De qué forma ordenarlo?¿cómo vincularlo de nuevo al hombre?. Sólo existe una respuesta posible. Un único gesto, el arquitectónico, surgido con la construcción de un plano. Con él asoma la vertical y la horizontal. Aquellas líneas que vinculan de nuevo al hombre con sus leyes. Con ello el vacío, ya no existe, se ha transformado, constituyendo un nuevo espacio. Aquel que Le Corbusier denomino la chambre d¿été, ¿Qué es este espacio? De nuevo, una rica ambigüedad.