Reducción de ruido acústico y vibraciones

El control activo de ruido es una técnica que permite atenuar ruidos y vibraciones indeseados de baja frecuencia difíciles de eliminar mediante aislamiento de materiales. Estos ruidos suelen ser importantes en determinados entornos como, por ejemplo, los industriales. Así, el Instituto ITEAM cuenta con más de diez años de experiencia en técnicas de control activo para la reducción de ruido. Mediante la aplicación de estas técnicas se consigue conformar un cierto campo sonoro alrededor del oyente en el cual el nivel de ruido percibido es mínimo, aumentando así su confort e incluso evitando lesiones por exposiciones continuadas a ruidos perjudiciales para la salud. Entre otras ventajas, la aplicación de estas técnicas permite una notable mejora en cabinas de maquinaria industrial, auriculares, locomotoras, turismos, etc. Asimismo, contribuye de manera significativa a aumentar la seguridad laboral, fundamentalmente en los entornos industriales, pues una exposición continuada a ruidos puede afectar a la salud de los trabajadores.

Aplicaciones

  • En general, la cancelación de ruido se aplica en entornos ruidosos donde el oyente tiene movilidad reducida. Algunos casos típicos de aplicación son las cabinas de medios de transporte, cabinas de maquinaria industrial en general, entornos industriales con mucho ruido, así como la sonorización de turismos.

Ventajas técnicas

  • Técnicas de reducción de ruido acústico altamente eficientes
  • Es posible diseñar con cierta flexibilidad la zona en la que se desea minimizar el ruido
  • Facilidad de instalación, aunque requiere exactitud en la posición de los elementos que eliminan el ruido acústico

Beneficios que aporta

  • Mediante la implementación de técnicas de control activo de ruido se consigue mejorar la experiencia del usuario, aumentando el confort que se produce por la reducción de ruido. Esto supone una mejora en productos como pueden ser locomotoras, cabinas de maquinaria industrial, turismos, auriculares, etc. En cuanto a estos últimos, en el mercado sólo existen unos auriculares en los que se realice un control activo de este tipo, y no se pueden usar cuando es necesario oír algo de ruido ambiente, mientras que si el control activo se realiza mediante altavoces, el ruido ambiente por encima de una cierta frecuencia se percibe claramente.
  • Aumento de la seguridad laboral: la exposición continuada a ruidos, sobre todo en entornos industriales, puede ser perjudicial para la salud. La aplicación de las técnicas de control activo de ruido ayuda a prevenir estos riesgos, incrementando la seguridad de los trabajadores.

Experiencia relevante

  • El ITEAM cuenta con más de 10 años de experiencia en técnicas de control activo para la reducción de ruido
  • Líderes de 2 proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Ciencia e Innovación (duración 6 años).
  • Colaboración con IDIADA (Instituto del Automóvil de Cataluña)