Desarrollo de aislantes acústicos y vibracionales a partir de residuos de neumáticos fuera de uso

En el año 2010 se gestionaron en España 192.070 toneladas de NFUs (Neumáticos fuera de uso), según un informe realizado por la empresa Signus. De ellos el 9% se recauchutan, el 51% se reciclan y valorizan y el 40% se valorizan energéticamente. Una correcta gestión a través de la red de plantas de recogida y tratamiento y la valorización de estos materiales para realizar otros productos evitaría que los desechos de neumáticos acaben en los vertederos; y la generación de nuevos productos de mayor valor añadido permitiría incrementar el porcentaje de NFUs utilizados para el reciclaje y valorización.

El residuo de neumático está compuesto por partículas de caucho, fibras metálicas y fibras textiles (estas fibras se separan mediante electroimanes y corrientes de aire, respectivamente) Algunos de estos componentes, en concreto las partículas de caucho, se utilizan ya, por ejemplo, en campos de fútbol de césped artificial, parques infantiles e incluso en mezclas de asfalto para reducir la sonoridad del tráfico. Investigadores del Instituto de Tecnología de Materiales de la Universitat Politècnica de València en el Campus de Alcoi, trabajan desde hace años en el aprovechamiento de los residuos generados por los NFU en diferentes aplicaciones, entre ellas, el desarrollo de nuevos aislantes acústicos y vibracionales especialmente dirigidos al sector de la construcción.

Los investigadores del ITM trabajan en la obtención de distintas configuraciones multicapa, con las diferentes granulometrías y espesores de los residuos de los neumáticos y el escalado del producto para obtener piezas comerciales de mayor tamaño.

El trabajo desarrollado por los investigadores de la UPV aporta mayor valor añadido al producto, al darle un uso a la fibra textil del residuo del neumático ¿hasta ahora no aprovechada- y por otro lado abarata los costes de los productos en el mercado al suprimir los adhesivos que se emplean en la elaboración de productos existentes en el mercado. Los beneficios son tanto económicos como medioambientales; el producto podría competir como absorbente acústico con los productos del mercado, por ejemplo, la fibra de vidrio y el poliexpan.

La experiencia del ITM en valorización de residuos de caucho es amplia y se enmarca en un proceso investigador desarrollado durante ocho años aportando aplicaciones preferentemente al sector de la construcción. Algunas de las empresas con las que se han realizado trabajos de I+D son Cauchos Verdú S.L. de Alcoy, la empresa Insaturbo el Grupo Soledad sita en Aspe y RMD de León y Recipneu en Sines, Portugal.

Aplicaciones

  • Desarrollo de nuevos productos aislantes del ruido y las vibraciones para la construcción

Ventajas técnicas

  • El producto puede competir como absorbente acústico con los productos del mercado, por ejemplo, la fibra de vidrio y el poliexpan

Beneficios que aporta

  • Mayor valor añadido al residuo de neumático
  • Beneficio económico
  • Beneficio medioambiental

Experiencia relevante