Nuevos materiales empleados como pigmentos cerámicos

Los pigmentos cerámicos se definen como estructuras inorgánicas coloreadas que se utilizan para proporcionar color a materiales cerámicos, por lo que deben presentar una elevada estabilidad térmica (no deben descomponerse a las altas temperaturas a las que son sometidos durante el procesado) y una baja reactividad química (deben ser insolubles en los vidriados, resistentes al ataque de los ácidos, bases o abrasivos, y resistentes a la oxidación y reducción).

Dentro de esta línea de investigación el ITQ posee una amplia experiencia en la preparación de materiales denominados LDH (hidróxidos dobles laminares), con partículas de tamaño nanométrico consiguiendo mejorar así las propiedades de los dichos pigmentos.

El ITQ trabaja en la obtención de estos materiales incorporando diferentes cationes de metales de transición. Estos materiales, una vez calcinados, se transforman en óxidos mixtos con estructura de espinela que son la base de numerosos pigmentos cerámicos. La coloración de los pigmentos dependerá de los hidróxidos que se utilicen.

Por otro lado, en la misma línea el ITQ posee una amplia experiencia en la preparación de materiales híbridos orgánico-inorgánico a los que se les puede incorporar metales de transición. Son precisamente estos metales de transición los que tiene la capacidad de dar color, lo que hace que sean susceptibles de ser utilizados también como tintes cerámicos.

Aplicaciones

  • Tintes cerámicos

Ventajas técnicas

  • Estabilidad térmica
  • Baja reactividad química

Beneficios que aporta

  • Mejora de las propiedades de los pigmentos cerámicos

Experiencia relevante