Lenguas electrónicas para medir la maduración de la uva

Las lenguas electrónicas pueden convertirse en un aliado del agricultor vitivinícola para conocer con detalle el grado de maduración de la uva y mejorar la competitividad del sector. Estos dispositivos son sensores que, diseñados para identificar un determinado patrón de sustancias químicas, ayudan a conocer el estado de madurez de la uva y, por lo tanto, evaluar el momento más adecuado para la cosecha.

Dentro de este campo, investigadores del IDM de la Universitat Politècnica de València ofrecen al sector el desarrollo y aplicación de estos dispositivos aplicados al análisis y seguimiento de la producción.

Entre sus principales ventajas, las lenguas electrónicas son económicas y portátiles. Esto último es especialmente últil para evaluar el grado de maduración de la uva, una medida que con los métodos actuales de análisis requiere generalmente de una valoración posterior en laboratorio.


Los investigadores de la Universitat Politècnica de València trabajando además en nuevas aplicaciones de las lenguas electrónicas en el sector. En concreto, evalúan su utilización para controlar la fermentación de la uva en cubas.

Estos dispositivos permitirían llevar a cabo una monitorización en continuo de este proceso, lo cual redundaría en un mayor control sobre el producto y, en último término, en un mejor rendimiento de la cosecha y competitvidad del sector.

El Instituto IDM cuenta con una amplia experiencia en el desarrollo de lenguas electrónicas voltamétricas aplicadas al sector de la agroalimentación, habiendo desarrollado diferentes proyectos tanto en el ámbito público, como para empresas privadas.

Aplicaciones

  • Análisis y seguimiento de la producción vitivinícola

Ventajas técnicas

  • Monitorización contínua de la producción

Beneficios que aporta

  • Contribución a la mejora de la competitividad del sector

Experiencia relevante