Aprovechamiento y valorización de subproductos agrícolas

En la Unión Europea se desperdician anualmente 88 millones de toneladas de alimentos (173 kg por persona y año), con un coste estimado de 143.000 millones de euros. Conscientes del impacto medioambiental y las posibilidades que esto supone en la innovación en el sector agroalimentario, el IIAD cuenta con varias líneas de investigación para obtener, estabilizar e incorporar productos de valor añadido a partir de subproductos de la agricultura y transformación de alimentos.

Los procesos tecnológicos empleados con este fin y en los cuales el IIAD cuenta con una amplia experiencia son los siguientes:

- Tecnologías de deshidratación (secado por aire caliente, deshidratación osmótica, microondas, atomización, etc.) para la estabilización de los subproductos, con el fin de preservar la calidad intrínseca de sus componentes, facilitar su almacenamiento y gestión previa a la valorización.

- Tecnologías de prensado, centrifugación, membrana (ósmosis inversa), etc. para la separación de fases, proceso que puede ser necesario aplicar (según la tipología de subproducto) antes o después de la estabilización.

- Tecnologías para la extracción y purificación de compuestos de interés. Según la tipología y características del producto a extraer, se aplican ultrasonidos, estructuras porosas para el secuestro de compuestos de alto valor añadido (materiales mesoporosos) u operaciones básicas sólido-líquido o líquido-líquido.

- Valorización o transformación de los compuestos obtenidos a través de un amplio rango de procesos, tales como fermentación, hidrólisis química, hidrólisis enzimática, etc.

Aplicaciones

  • Extracción de compuestos fenólicos a partir de residuos vegetales.
  • Obtención de fibra dietética a partir de frutas y hortalizas.
  • Recuperación de compuestos enzimáticos.
  • Obtención de bioetanol a partir de subproductos de la piña.
  • Extracción de materia colorante en procesos de vinificación.

Ventajas técnicas

  • Capacidad de adaptación de los procesos a diferentes condiciones de trabajo y volumen de subproductos. Aplicación de principios de biorefinería para la obtención en cascada de productos de interés. Valorización de subproductos orientada no solo a la industria de alimentación y bebidas, sino a un amplio rango de aplicaciones (envase, energía, etc.). Ventajas asociadas a la disminución en la producción de residuos y economía circular (legales, económicas, responsabilidad medioambiental, etc.)

Beneficios que aporta

  • Diseño de procesos integrales para la valorización de subproductos.

Experiencia relevante