Mejora del efecto probiótico y/o antioxidante de alimentos

Las operaciones de procesado, necesarias para garantizar una oferta variada, segura y continua de alimentos, afectan en gran medida el efecto funcional de muchos de sus componentes. Este efecto negativo puede paliarse mediante la adición de determinados ingredientes o la incorporación de operaciones de procesado que ayuden a establecer interacciones protectoras entre los componentes activos y los componentes estructurales.
Investigadores del Grupo de Alimentos Funcionales del IIAD, en su búsqueda por facilitar soluciones a las empresas agroalimentarias para producir alimentos seguros y saludables, han desarrollado diferentes estrategias para la protección y/o mejora de la biodisponibilidad de componentes antioxidantes y microorganismos probioticos.
Mediante la incorporación de ingredientes naturales (por ejemplo minerales, azúcares naturales, etc) o la adaptación de las tecnologías no térmicas de procesado (por ejemplo pretratamientos de estabilización y encapsulación como las altas presiones de homogenización), los investigadores son capaces de garantizar la biodisponibilidad de componentes antioxidantes y microorganismos probióticos presentes en alimentos líquidos (como, por ejemplo, zumos de frutas, salsas, preparados, etc.) y alimentos formulados, sometidos a diferentes procesos de transformación.

Como ejemplo, las investigaciones realizadas han permitido demostrar que azúcares como la trehalosa o la aplicación de presiones de homogenización de 100MPa mejoran el poder antioxidante de algunos zumos y propiedades relacionadas con el efecto probiótico de bacterias del género Lactobacillus. Además se ha estudiado el efecto sobre las propiedades fisico-químicas del zumo y la posibilidad de utilizar el zumo en la formulación de alimentos sólidos derivados de frutas

Aplicaciones

  • Mejora la estabilidad de antioxidantes y probióticos naturales o incorporados en matrices alimentarias líquidas o preparados alimenticios.
  • Desarrollo de alimentos no lácteos con mayor efecto probiótico.
  • Aumento de la disponibilidad de antioxidantes en zumos.

Ventajas técnicas

  • Estrategias adaptables a gran variedad de productos líquidos y formulados.
  • Métodos adaptables a procesos estándares en la industria agroalimentaria.
  • Uso de tecnologías menos agresivas para el producto final.

Beneficios que aporta

  • Mejora de la estabilidad físico-química de alimentos líquidos y formulados. Incorporación de ingredientes naturales en diferentes matrices, garantizando su estabilidad.

Experiencia relevante